PATRONES DE MOVIMIENTO

PORTADA

PATRONES DE MOVIMIENTO

Hace unos meses que cayó en nuestras manos un artículo al cual teníamos ganas de analizar, traducir y desmigar profundamente ya que, en la actualidad, el estudio exhaustivo del movimiento y sus disfunciones está tomando  cada vez más importancia en multitud de patologías. Hemos querido extraer lo más relevante del articulo y exponerlo a continuación. Esperemos que os sirva…

El movimiento está en todas partes en la vida humana y se califica como crítico para la capacidad de una persona a la hora de participar en la sociedad. “El movimiento es vida”, el movimiento ofrece un medio de interacción con el mundo, facilitando cada acción, desde la pincelada del artista, hasta el récord mundial de un velocista. La importancia del movimiento en el mantenimiento de la salud y la calidad de vida ha sido resaltado, por lo tanto, se eleva aún más el valor del movimiento. Una ausencia o disminución del movimiento humano,que se manifiesta como inactividad física, se identifica actualmente como el cuarto factor de riesgo principal para mortalidad, a nivel mundial.

Cualquier exploración del valor del movimiento típicamente encontrará tanto su riqueza como su complejidad. La teoría de sistemas dinámicos es respetuosa de tal complejidad ya que considera cómo cualquier patrón de movimiento observado es un resultado evidente de innumerables y, a menudo, latentes componentes contribuyentes e interactivos. Para cada individuo, las influencias multifactoriales en el movimiento se pueden resumir por la interacción compleja de los factores relacionados con el individuo mismo (restricciones organicas), la tarea que se realiza (restricciones de tareas) y el entorno o contexto en el que se realiza (restricciones ambientales). (fig 1)

diagrama

Fig 1

En circunstancias ideales, el sistema de movimiento humano tiene la capacidad de reorganizar espontáneamente las estrategias de coordinación de movimiento en una variedad de formas para adaptarse a la tarea en constante cambio y las limitaciones ambientales (variabilidad funcional). La reorganización de las estrategias de coordinación de movimientos se puede ver a corto (tras fatiga muscular, p.ej) y largo plazo ( tras una lesión de LCA hace 10 años).

Por lo tanto, la importancia  y el valor del movimiento para un individuo no se limita a un punto específico en el tiempo, sino que debe considerarse a lo largo del continuo de toda una vida.

Ponte en situación, imagina a una persona mayor,  la salud del movimiento es algo que deberíamos disfrutar a lo largo de nuestra vida, un elemento que se extiende a lo largo de la vida humana y que contribuye positivamente a la calidad de vida de cada persona. El reconocimiento del valor del movimiento para la participación y una salud más amplia pone de relieve la necesidad de investigar los medios para mantener la salud del movimiento en sí. Para ello, la salud del movimiento se ha definido como un “estado en el que las personas no solo están libres de lesiones, sino que tienen opciones en sus resultados de movimiento “

A la luz de este valor percibido, los terapeutas deberían intentar preservar o restaurar las características que contribuyen a la salud del movimiento. Sin embargo, las estrategias de coordinación de movimiento y los patrones de movimiento resultantes están influenciados por múltiples dinámicas y factores interactivos.

Algunos ejemplos de los múltiples factores interactivos que influyen en la individuo, tarea y entorno se enumeran en la Tabla 1

TABLA 1 (2)

Tabla 1

DE LA PATOCINESIOLOGÍA A LA CINESIOPATOLOGÍA

 

El estudio del movimiento es esencial para mejorar el rendimiento especifico de la tarea y prevenir los trastornos relacionados con el movimiento. Este modelo, originalmente descrito por Sahrmann, conduce a una redirección de un examen clínico para la identificación de las características del movimiento que contribuyen al desarrollo de procesos patológicos, en lugar de centrarse únicamente en las variaciones estructurales en condiciones patológicas y  etiquetas de diagnóstico basadas en patología específica de tejido, ya que a menudo no logran dirigir con precisión la toma de decisiones clínicas. El aumento de la evidencia no muestra fuertes relaciones entre las anomalías estructurales y la función, mientras que a menudo la estructura anatómica específica que causa el dolor sigue siendo desconocida, existiendo y cobrando fuerza, una creciente consideración en la literatura sobre la contribución de las características específicas de las variables de movimiento alteradas que resultan en la emergencia, continuación y / o recurrencia del dolor y la patología, apoyando el modelo cinesiopatológicoPor tanto, tenemos más pruebas y evidencia que apoyan la noción de evaluar a una persona dentro de un razonamiento clínico multidimensional. Dentro del concepto de cinesiopatología, se considera que la pérdida de la homeostasis tisular de los tejidos neuromusculoesqueléticos inervados es más importante que las anormalidades estructurales de los propios tejidos.

Es probable que no exista un concepto general de una forma ideal o “normal” de moverse. Dada la naturaleza multifactorial y la variabilidad intrínseca del comportamiento del movimiento humano, un enfoque de “talla única” para su gestión clínica posterior parece injustificado. Más bien, el movimiento puede ser muy idiosincrásico, divergir de cualquier valor normativo y aún así ser eficiente al garantizar que las tareas funcionales se puedan llevar a cabo de manera sostenible. Considerar grupos patológicos y no patológicos como dos grupos homogéneos diferentes puede por lo tanto  no detectar los eventos individuales y alteraciones clínicas relevantes en el movimiento.

Un aspecto importante que no deberíamos pasar por alto es la importancia de la carga de trabajo (aguda/crónica) en el estudio relacional entre patrones de movimiento y lesiones musculoesqueléticas ya es un detalle que muchos estudios pasan por alto y que refuerza, más si cabe, la necesidad de utilizar un enfoque multidimensional.

Como ya comentamos en nuestra anterior entrada, “La identidad y esencia del fisioterapeuta”, éste es responsable de evaluar y gestionar el sistema de movimiento de un individuo a lo largo de la vida para promover un desarrollo óptimo, diagnosticar deficiencias, limitaciones de la actividad y restricciones de participación y proporcionar intervenciones dirigido a prevenir o mejorar éstas. De acuerdo con esta identidad profesional de un fisioterapeuta, la capacidad de evaluar el movimiento se está convirtiendo en la piedra angular para personalizar un plan individual de atención, mejorar la salud del movimiento, maximizar la capacidad funcional y objetivos a corto y largo plazo. La clave para manejar las alteraciones individuales del movimiento es una comprensión profunda del movimiento humano y la capacidad de identificar cambios en las estrategias de coordinación del movimiento con una evaluación clínica, seguido de un proceso de razonamiento clínico integral dentro de una perspectiva multidimensional .

MODELO  DE EVALUACIÓN DEL  MOVIMIENTO

 

Cualquier enfoque sistematizado para la evaluación del movimiento debe ser consciente de la variabilidad inherente evidente dentro del sistema de movimiento humano. De hecho, el reconocimiento de que “todos nos movemos de manera diferente” presenta al clínico un desafío para evaluar el estado de salud del movimiento individual actual.

Tradicionalmente, la alta variabilidad de los resultados ha sido vista como indeseable, sin embargo, en términos de variabilidad de coordinación, una interpretación opuesta ha sido formulada en la literatura. La alta variabilidad de coordinación puede ser ventajosa para la realización de tareas funcionales tales como actividades de la vida diaria, ocupacional y deportiva habilidades relacionadas.

La baja variabilidad de coordinación se ha asociado a lesiones por uso excesivo, ya que los mismos tejidos se estresan de la misma manera o el intervalo entre los tejidos expuestos a el estrés está disminuido. Sin embargo, demasiada variabilidad de coordinación puede ser indicativa de también disminuyó la salud del movimiento. Esto lleva a la suposición de que hay una “ventana”de variabilidad en que funcionan los individuos sanos.

El artículo propone una distinción entre la evaluación de un patrón de movimiento observado espontáneo (comportamiento de movimiento natural o preferido, sin ninguna instrucción específica previa sobre cómo realizar exactamente la tarea en términos de calidad de movimiento) y la evaluación del control del movimiento cognitivo [evalúa la capacidad de un individuo para coordinar el movimiento cognitivamente en una articulación específica o región (sitio) en un plano particular de movimiento (dirección), bajo carga de umbral bajo y alto a menudo durante pruebas multiarticulares dentro de tareas funcionalmente orientadas, basada en una combinación de una consideración exhaustiva de literatura científica actual sobre control de movimiento humano, experiencia clínica y procesos de razonamiento clínico integral ] Este protocolo se puede ver para identificar la presencia de movimiento incontrolado, definido como “la incapacidad de controlar cognitivamente el movimiento en un sitio y una dirección específicos mientras se desplaza a otros estándares de referencia” y puede ser representativo de una pérdida de elección en las estrategias de coordinación.

Respecto al primero, independientemente de la metodología que se utilice durante la evaluación, la interpretación clínica en función de la persona individual dentro de un contexto multidimensional sigue siendo esencial. Según esta interpretación clínica, un cierto patrón de movimiento preferido puede considerarse biomecánicamente más o menos ventajoso para una persona en particular en un punto particular en el tiempo.

Podría decirse que cuantas más estrategias de coordinación puede desplegar un individuo para lograr un resultado de movimiento, mayor es la posesión en la elección del movimiento, un elemento clave en la salud del movimiento.

El artículo  sugiere realizar pruebas con respecto al umbral de reclutamiento de la unidad motora para revelar las “elecciones” de movimiento consistentemente empleadas durante las tareas posturales y no fatigantes (reclutamiento de bajo umbral) y aquellas en las que la carga y la velocidad fatigosa están presentes (alto umbral de reclutamiento)

El Modelo de Evaluación del Movimiento propuesto combina el análisis de la estrategia de movimiento preferida (o más natural) (más o menos biomecánicamente ventajosa) con la evaluación del control del movimiento cognitivo (eficiente o ineficiente) en nuestro recorrido clínico para comprender e interpretar la influencia de múltiples restricciones y sus interacciones impactando la salud del movimiento. El propósito de la integración de las características distintivas de los dos métodos de evaluación dentro de este modelo no es proporcionar un concepto para predecir lesiones(mejor empleado: reducción de riesgo lesional), sino presentar un enfoque multidimensional para ayudar a la identificación de estrategias de control de movimiento para evaluar la salud del movimiento desde una perspectiva clínica. Con base en la clasificación dentro de nuestro marco (grupo A, B, C o D), se puede desarrollar una combinación y secuencia apropiada de reentrenamiento de control de movimiento y reentrenamiento de rendimiento funcional (Tabla 2 ). Reconocemos que esta clasificación es un marco básico para apoyar el razonamiento clínico dentro de un enfoque centrado en la persona, y de nuevo, enfatizamos que el movimiento debe interpretarse dentro de una perspectiva amplia y multidimensional. Dado que esta es la primera vez que se presenta este marco, los estudios futuros deben evaluar aún más su validez clínica. La hipótesis de los autores es que los resultados clínicos pueden mejorarse cuando las intervenciones se dirigen a la presentación individual específica. Además, los estudios futuros deberían explorar y refinar aún más los enfoques para optimizar el aprendizaje motor.

Tabla 2

Tabla 2

CONCLUSIÓN

 

En esta clase magistral han proporcionado una descripción general del papel de la salud del movimiento y los enfoques contemporáneos para evaluar el movimiento. El Modelo de Evaluación del Movimiento se centra en el resultado del movimiento medible de las resultantes en numerosas interacciones de limitaciones individuales, ambientales y de tareas. El modelo usa pruebas de biomecánica de movimiento preferida y una batería de pruebas de control de movimiento cognitivo para ayudar al juicio clínico sobre cómo mejorar la salud del movimiento a lo largo de una vida individual. El contenido propuesto puede ayudar a interpretar los hallazgos clínicos de la evaluación del movimiento, guiar el tratamiento, facilitar la comunicación entre clínicos e investigadores y promover un enfoque kinesiopatológico moderno dentro de una perspectiva multidimensional donde las habilidades de razonamiento clínico de un fisioterapeuta en un contexto clínico son esenciales, al igual que, desde nuestra perspectiva, las de un entrenador en un contexto de prevención-optimización y mejora del rendimiento del deportista.

Finalizamos con  frases de  personas que, desde nuestro punto de vista, están siendo  pioneros  en la importancia del estudio del movimiento en España.  Iván Bennasar y Coach David Martínez, GRACIAS por todo lo que aportáis…

” Si la fatiga es un factor de riesgo de lesión relevante, tiene sentido realizar nuestros test de movimiento en presencia de fatiga para la posterior pauta de ejercicio terapéutico”

Iván Bennasar

 

” Tras la evaluación, toca analizar los marcadores de riesgo detectados,  generar una sinergia y diseño del programa de S&C que englobe tres aspectos importantes: 1) Optimizar la funcionalidad del individuo 2) Mejorar su desarrollo en la tarea 3) Entender la variabilidad del entorno”

David Martínez

 

Como siempre, vuestros comentarios serán bienvenidos.

Francisco Monteagudo Marín 

Fisioterapeuta-Osteópata

REFERENCIAS

Bart Dingenen, Lincoln Blandford, Mark Comerford, Filip Staes, Sarah Mottram. The assessment of movement health in clinical practice: A multidimensional perspective
Physical Therapy in Sport, July 2018, Volume 32,  Pages 282-292

0 Comentarios

Enviar Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR